presentación del profesor colofón

 

 

 

de los términos generales

 

 

 

Mi proyecto se desencadena a partir de la virtud de una palabra, la palabra signo y desde ella una dimensión que trajo el manifiesto de Amereida II, como la realización real de una travesía su mano trae, la poesía y la obra. Así de estos lenguajes se desprende este ser signo como la interacción de dos caminos.

1.Bitácora de travesía
La temporalidad directa de la condición de ser un diario que cuenta el acontecer de un viaje, cuya relación se potencia directamenete de la virtud de traer a presencia la obra de travesía, como el lenguaje que se nos coloca frente a frente a los signos, que “se intercambian a la obra para otorgarle transparencia y manifestar en ella su acontecer”.
De ahí que el proyecto quede colocado a partir del traer a presencia la condición de este campo directo, como una realización que se potencia ante su presencia y cuyo eje principal entonces estará dado por la bitácora de travesía Amereida, como el texto que guía las relaciones que se abren a partir de su lectura directa y de las notas que vienen a ser las voces de la poesía en esta temporalidad, junto a ello y desde ello los signos en sí mismos como fuente de expresión gráfica que trae a presencia la fotografía, y desde ella la connotación del dibujo como un nuevo elemento tangible de la existencia de los signos.

2.Amereida II
Quien indirectamente construye su ser signo desde el lenguaje de una Phalène, desde su libertad y sus formas poéticas tocadas por quienes construían la travesía, incorporando su propio ser en cada manifestación poética, desde la arquitectura, la filosofía, el arte y la poesía en si mismas, como un tiempo sin tiempo dejando siempre presente, la única condición del hombre de vivir en tránsito.
En tal caso, quedando colocados desde este tiempo, y a partir de las notas de la bitácora como la relación directa con la poesía, se nos viene encima el lenguaje poético de Amereida II agudizando dese la virtud de la palabra un lenguaje de relaciones nombradas a partir de palabras, que resuenan como notas delos que fueron y que expresan el pensar de aquellos que participaron de esta travesía.

Queda decir que estas notas pertenecen a la lectura desarrollada durante el tiempo de proyecto, de los textos: Taller de Amereida 1990-1992, Amereida poesía y arquitectura 1990, notas personales Claudio Girola, lectura directa de Amereida II.

Siendo así, a partir de lo antes mencionado se realizará una edición que vaya más allá que una Bitácora, que exprese el recorrido de un lenguaje a través de los distingos que nos ubican ante la doble mutilación del tiempo, que nos deje colocados en la virtud del presente, como el don que va más allá que el tiempo.